09 June

Reflexiones al aire sobre la industria agroalimentaria

En estos meses de confinamiento donde a todos se nos a puesto la vida patas arriba, y nos ha dado por pensar cual es el camino que andamos, tanto individualmente, como en conjunto como sociedad, no debemos dejar pasar la oportunidad de revisar uno de los aspectos más vertebrales: nuestra forma de alimentarnos. Nuestra relación con los alimentos, con los que nos sostiene.

Si reflexionamos en como la industria agroalimentaria ha crecido y, sobre todo, como el consumidor final, la “vive”, nos damos cuenta de como se ha descentralizado y desnaturalizado el proceso, alejándonos cada vez mas de la producción de los mismos, y centrándonos solo en la necesidad de cubrir ciertas “cuotas” de alimentación, sintiendo así que nos nutrimos correctamente, cuando en realidad solo consumimos mentiras envueltas en plástico de colores.


Hemos sido capaces de desarrollar formas de tecnología cada vez más sofisticados con los cuales explotar los recursos de la tierra y hacer que la vida sea realmente más cómoda (y no solo del consumidor, sino también del productor), pero no hemos podido hacerlo sin dañar, al mismo tiempo nuestro medio ambiente y, por ende, a la misma madre tierra.
Somos más depredadores en cualquiera de nuestros ámbitos que recolectores, y aunque deben ser roles complementarios, es más esencial sembrar y cosechar, que arrasar sin rehabilitar lo arrebatado.
La huella ecológica y en nuestra salud, del sector alimentario común (la ganadería intensiva, y el sector de la agricultura descendiente de esa mal llamada “revolución verde”) es tan tremenda que no podemos llegar a imaginarla desde el lineal del supermercado.
Pero es ahora cuando tenemos la capacidad de tomar decisiones que simultáneamente consideren la economía, la sociedad y el medio ambiente tanto a corto, como a medio y largo plazo.
Y es en el marco de organizaciones como la CSA Vega de Jarama donde estamos dando forma el manejo y la toma de decisiones que nos ayudan a lograrlo.
No solo porque partimos de principios de agroecología para nuestro manejo en la tierra, no solo porque fijamos más carbono del que pudiéramos producir, sino fundamentalmente porque los valores que se sostienen como asociación son el trabajo asambleario en equipo, la comunidad, la visión holística a largo plazo del mundo.
Creemos sinceramente que en ello reside la clave para poder crear una agricultura que `produzca mas alimento que suelo erosionado, que nutra más allá de alimentar, que aporte más que recoja, lo cual, finalmente, es más importante para la vida que el financiar rescates bancarios.
Si eres uno de los muchos que se sienten desconectados de la tierra, de lo que lleva a su mesa y con lo que alimenta a su familia, nuestra esperanza es que este grupo te ayude a restablecer esos lazos. Puedo garantizarte que después de SER y ESTAR con nosotros no volverás a ver la tierra de la misma manera.

Últimas Noticias

04-06-2020

Curso "Probioticos y Plantas, aliados para la salud"

19-05-2020

Comunicado de apoyo a la Comunidad de Regantes del Canal de Cabarrús

06-05-2020

La CSA Vega de Jarama inicia una campaña de nuevos socios